CUIDADO DEL CALZADO

¿Cómo puedo saber de qué tipo de piel está hecha mi zapatilla?

Puedes ir directamente a buscar tu modelo en la página web, donde se especifica la composición concreta. Habitualmente trabajamos con napas (piel lisa) o serraje (piel afelpada).

EXTERIOR

NAPA

La napa es una piel lisa. Es una piel muy agradecida ya que con un cuidado mínimo conseguiremos que la zapatilla se mantenga como el primer día.

Pasos a seguir:

  1. Utiliza un paño húmedo o esponja para limpiar los restos de suciedad o polvo.

  2. De forma opcional, nutre la piel con una crema nutritiva incolora (para que no se modifique su color original).

  3. Remueve el exceso de agua (en caso de que lo haya) con un paño seco.

  4. Deja secar la zapatilla sin exponerla directamente al sol.

SERRAJE

Aunque puede parecer que el serraje es más delicado de mantener, con unos sencillos pasos podrás limpiarlo y mantenerlo como nuevo. Lo más indicado para el serraje es protegerlo antes de usarlo con un impermeabilizador o protector. Como la mayoría no lo hacemos, te contamos cómo cuidar tus Feners de serraje ;)

Pasos a seguir:

  1. Con un cepillo suave, en seco, limpia los restos de suciedad o polvo.

  2. Para limpiar manchas más profundas, utilizar un paño húmedo y frotar suavemente en las manchas y en toda la zapatilla para mantener la uniformidad.

  3. Cuando la zapatilla se haya secado de forma natural (sin exponerlas directamente a la luz solar), cepilla la piel con el cepillo suave en la misma dirección del pelo para volver a darle el tacto afelpado del serraje.

SUELA

Si queremos que nuestras zapatillas luzcan siempre como nuevas, es importante mimarlas todo lo que podamos. Aquí os dejamos los pasos para mantener el blanco de la suela siempre:

  1. En seco, frota la suela de la zapatilla con un cepillo duro para eliminar la suciedad más superficial.

  2. Utiliza un cuenco con agua, un poco de jabón neutro y sumerge el mismo cepillo dentro.

  3. Frota las suelas con el cepillo para eliminar la suciedad más difícil. Si lo necesitas, puedes usar un cepillo más pequeño (tipo cepillo de dientes viejo) para llegar a las grietas. Ten cuidado de que no se moje la piel.

  4. Finalmente, limpia con un paño húmedo las suelas para eliminar cualquier residuo y déjalas secar sin exponerlas directamente al sol.

Trucos caseros:

  • Si la suela tiene manchas negras intenta quitarlas con una goma de borrar (tipo de uso escolar).

  • Puedes usar pasta de dientes para blanquearlas; aplícala en la suela y déjala secar. Después, con cuidado retirala y verás los resultados

INTERIOR Y PLANTILLA

El mantenimiento de la plantilla y del interior es muy fácil. Después de llevarlas que tus Feners respiren en un sitio donde corra el aire pero sin estar expuestas al sol. Si quieres refrescar tus zapatillas a fondo, quita las plantillas y déjalas en un sitio fresco y rellena las zapatillas con suficiente papel absorbente (de cocina) para que absorban la posible humedad y no pierdan nunca la forma.